ComCenterDisclaimer / NoResponsabilidadBKA

Interreligious and Intercultural Dialogue Congress, Bilbao-2005

BKA Team
COMUNICADO DEL FORO INTERRELIGIOSO DE VIZCAYA

El Parlamento de las Religiones celebrado en Barcelona del 7 al 13 de Julio de 2004, dentro del marco del Forum Universal de las Culturas reunió bajo el lema: “Senderos de paz: el arte de escuchar, el poder del compromiso” a personas de todas las tradiciones religiosas que participaron en un programa estructurado principalmente en torno a tres ejes: las distintas identidades religiosas, el diálogo interreligioso y el compromiso de las religiones por un mundo mejor. El presente foro de diálogo interreligioso tiene su origen en la convocatoria hecha por la UNESCO etxea de Bilbao como fase previa a la preparación del evento ya citado pero, mucho más allá de eso y conscientes de la responsabilidad que tenemos los unos para con los otros y para con nuestra sociedad, queremos hacernos presentes en ésta para ofrecer nuestro testimonio y recursos a fin de contribuir a la construcción de un mundo mejor y más humano.

En sintonía con el espíritu y los principios que emanan de lo que acabamos de exponer, los abajo firmantes – participantes e integrantes del Foro de Diálogo Interreligioso de Vizcaya – comprometidos a vivir nuestra diferencia identitaria desde la escucha receptiva, el respeto mutuo y el testimonio honesto queremos aprovechar la celebración en Bilbao de este Congreso Internacional sobre el Diálogo Intercultural e Interreligioso para manifestar públicamente que, efectivamente, nos sentimos desafiados en un mundo que ansía la paz. Así:

RECONOCEMOS

Que durante demasiado tiempo y en demasiados lugares, las religiones han sido usadas como excusa (cuando no han sido motivadoras directas) para promover violencia y guerra, opresión y represión, exclusión y marginación. Siglos de enfrentamientos, prejuicios, incomprensiones y ceguera han hecho pagar a la Humanidad un trágico balance de sufrimiento y muerte alimentando en las propias religiones una actitud de desencuentro e incomunicación.

Que demasiado a menudo, desde las filas de los que se consideran “religiosos” ha surgido el fanatismo y la intransigencia. En nombre de Dios, tuviere el nombre que tuviere, se ha sojuzgado la libertad y se ha violentado la conciencia de quienes no pensaban o creían lo mismo.

Que demasiado a menudo, las religiones no han sido consecuentes con sus responsabilidades para con la sociedad civil porque o bien han pretendido dominarla imponiéndole sus criterios y creencias o bien se han desentendido de sus necesidades globales en aras de una espiritualidad desencarnada e individualista.

Somos consientes de que así, la sociedad humana contempla a las religiones, muchas veces con resentimiento y desconfianza, viéndolas como un elemento peligroso y sospechoso, como un factor desestabilizador que tiene más de amenaza que de esperanza. Pero creemos que estas sombras no hacen justicia a las muchas luces y posibilidades que toda Religión, una vez depurada y comprendida en su verdadero sentido, ofrece a una Humanidad que corre el serio peligro de deshumanizarse y alienarse profundamente al pretender vivir negándose a sí misma el reconocimiento de su dimensión trascendente y de las implicaciones éticas que eso conlleva.

Por todo ello con la necesaria humildad y autocrítica a que nos obliga nuestra experiencia histórica:

DECLARAMOS

Que no puede haber verdadera paz, justicia y convivencia en el mundo si no hay paz entre las religiones.

Que en un mundo que desea y busca la paz, la justicia y la sostenibilidad, las religiones pueden aportar un riquísimo potencial en términos de inspiración de respuestas creativas y de movilización de voluntades. Las tradiciones religiosas comparten unos valores que resulta imprescindible reforzar y poner en la práctica a través del diálogo y la cooperación.

Que creemos en la fraternidad humana universal y en la igualdad intrínseca de todos los seres humanos y, consecuentemente, en que toda persona, sea cual sea su raza, religión, cultura, clase, sexo o edad, es digna de ser respetada.

NOS COMPROMETEMOS

A ser una verdadera plataforma que rinda servicio a la sociedad

A trabajar para que los miedos y odios religiosos y culturales sean reemplazados por la comprensión y el respeto.

A trabajar porque la Tierra y toda vida sean cuidadas y protegidas

A vivir siguiendo nuestros más altos ideales, valores y aspiraciones potenciando lo mejor y lo más noble y verdadero del ser humano (solidaridad, autenticidad, lealtad, fidelidad, libertad, paz, fraternidad…)

A trabajar por la libertad, la paz y la justicia en un mundo violento y a ser testimonio de paz y convivencia en la pluralidad y la diferencia desde esta Euskadi en la que vivimos y trabajamos.

A trabajar en definitiva por un mundo en el que podamos vivir pacíficamente, no sólo nosotros sino las generaciones venideras, en un mundo mejor donde reine el amor, el respeto y la dignidad hacia todos los seres.

Quienes avalamos la presente declaración no representamos oficialmente a nuestras diversas tradiciones religiosas, pero sí nos consideramos miembros representativos de las mismas, ciudadanos de esta sociedad múltiple y plural que necesita de la convivencia y el diálogo para resolver sus tensiones y conflictos.

Por todo esto comparecemos ante nuestra sociedad para hacer firme nuestro compromiso por la paz, la tolerancia y la fraternidad humana desde la humilde convicción de que queremos contribuir a construir la paz social y personal en el mundo en una sociedad como la nuestra, tan necesitada de ella.

En Bilbao a 13 de Diciembre de 2005


Barandiaran Kristau Alkartea – Pax Romana (International Catholic Movement for Intellectual and Cultural Affairs)
UNESCO Etxea

ComCenter  •  Home